martes, 20 de mayo de 2008

Todas Putas

Algunas quieren llegar vírgenes al matrimonio; creen en el amor y en la magia que encierra estar enamorada. Otras quieren casarse para tener sexo todos los días sin remordimientos y no tan sólo los fines de semana. Todas las mujeres son unas putas apasionadas, algunas más valientes que otras. Las mujeres son tan sexualmente dependientes como cualquier hombre, la diferencia se halla en la manera de aceptar y razonar el hecho; son tan humanos e iguales a la ahora de sentirlo. Hay mujeres que desean casarse para entregarle su tesoro (que ciertamente a futuro será saqueado con un alto grado de ambición) a un solo hombre, al que designan como el amor de su vida, el único, el primero y último. Desean someter su cuerpo a la lamentable idea de ser poseída por un tipo que si bien siente amor, en algún momento determinado, dejará de sentirlo. El amor en cierta forma complementa al sexo, facilita su entendimiento y le da un sabor más dulce a la hora de aceptarlo (sobre todo a las mujeres). Evita futuros arrepentimientos o prejuicios inútiles que no hacen más que someter al hombre a la ignorancia. “El amor se siente, no se hace.” El amor puede ser un estimulante que acelere el clímax de una relación, pero no es el clímax, es sólo un método. No cabe duda que el órgano sexual más poderoso del ser humano es el cerebro; sino el porqué de aquellos sueños libidinosos tan impactantes y las reacciones tan reales que generan. Es desmesurado querer casarte con alguien a quien no conoces, en especial en el aspecto coito – sentimental. Mujeres fatuas las que creen que llegando vírgenes al matrimonio van a darle más valor a su relación marital. Sólo llegan vírgenes las soñadoras y las feas. Porqué la idea de guardar su flor para el hombre indicado si tienen un jardín entero para muchos hombres indicados (porque no todos son los indicados). Por eso no pretendo casarme, porque no sería un buen esposo, un buen marido; porque eso por ahora me interesa poco. Yo deseo ser un buen amante. Es más fácil que el sexo se convierta en amor a que el amor en sexo; porque el sexo enamora y el amor, termina por decepcionarte. Todas son unas putas, por eso soy un varón heterosexual. Si hubiera sido mujer, sería la más puta de todas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Leonardo, como siempre... lo que leí me deja pensando... pero es propio de mí jejeje, me gusta lo que escribiste, intentas meterte en la cabeza de las mujeres, y en cierto lo logras, en verdad, tú sabes, yo no soy patera, jajaja
--- Judith --- (por si te olvidaste... la 31 jajaja naaa k feooo, ya subí de rago jajjaja)

NiZa_PoLyEtHyLeNe dijo...

me parece que tu idea sobre la virginidad es muy cerrada y drastica .(" Sólo llegan vírgenes las soñadoras y las feas").No puedes pretender y esperar que todo el mundo actùe de la misma manera que tú,eso de decir que todas sean putas por tal o cual cosa...yo no pienso casarme tampoco (Dios me libre¡)pero si tengo q perder la virginidad quisiera que sea con alguien a quien ame intensamente,exista en el espacio y tiempo que exista.Me encanta como escribes,saludos.